Same-day consultations available for emergency cases.

¿CUÁNDO NECESITA QUE SU ABOGADO DE DERECHO DE FAMILIA TAMBIEN PRACTIQUE LA LEY DE INMIGRACIÓN (O VICEVERSA)?

Puede parecer que la ley de inmigración y la ley de derecho de familia son mundos aparte sin superposición alguna. De hecho, hay tres situaciones muy comunes en las que es posible que necesite los servicios de un abogado que pueda ayudarlo en ambas áreas.

Escenario # 1

Un ciudadano extranjero todavía está casado, pero desea divorciarse para casarse con un ciudadano estadounidense y solicitar la residencia permanente. No importa dónde ocurrió el matrimonio actual o dónde vive la parte contraria, si un cónyuge es residente en Carolina del Norte, este puede solicitar el divorcio en Carolina del Norte. Si la parte opuesta vive fuera de los EE. UU., se deben seguir procedimientos muy específicos para proporcionar notificación y servicio antes de obtener un divorcio. Esto a menudo implica trabajar a través del Departamento de Estado.

Una vez que obtenga un decreto final de divorcio, es libre de volverse a casar y comenzar el proceso de inmigración para obtener la residencia permanente.

Escenario # 2

Este escenario puede parecer exagerado, pero es mucho más común de lo que la gente pensaría. Estuvo casado anteriormente, y, que usted sepa, se divorció legalmente y luego se volvió a casar. Al presentar las solicitudes para convertirse en un residente permanente, se le informó que inmigración (USCIS) aún lo considera legalmente casado con su primer cónyuge y, por lo tanto, no reconocerá su matrimonio actual.

A menudo las personas creerán que están divorciadas cuando aún no se han cumplido todos los tecnicismos legales. Quizás el otro cónyuge debía presentar la documentación final. Tal vez el divorcio ocurrió en un país extranjero y el proceso "tradicional" para el divorcio se realizó, pero legalmente, el matrimonio nunca terminó. Cualquiera que sea la razón, si inmigración (USCIS) no puede determinar de manera concluyente que usted se divorció legalmente, su nuevo matrimonio no es legal.

La solución es seguir el proceso adecuado para terminar legalmente el matrimonio con su primer cónyuge. Luego, debe volver a casarse con su "cónyuge" actual y volver a presentar la documentación de inmigración ante USCIS. Solo entonces se puede aprobar cualquier petición basada en el matrimonio.

Escenario # 3

Se casó con un ciudadano estadounidense o residente permanente y obtuvo una residencia permanente condicional de 2 años. Ahora es el momento de eliminar las condiciones y obtener una tarjeta de 10 años, pero usted y su cónyuge ya no están juntos.

La ley de inmigración de los EE. UU. Permite esta posibilidad al establecer los requisitos para presentar la Solicitud I-751 para eliminar condiciones, por separado, en lugar de juntamente con su cónyuge. Uno de los motivos para hacerlo es el divorcio. Sin embargo, hay consideraciones de tiempo complicadas, como cuándo presentar la I-751 y cómo navegar el proceso si aún no está divorciado, un escenario común ya que estados como Carolina del Norte requieren que una pareja se separe durante 1 año antes de presentar la solicitud de divorcio.

Cuando presente la aplicación por separado, debe demostrar que se casaron de buena fe y que tenían la intención de crear una vida juntos; las cosas simplemente no funcionaron. También debe demostrar que cumple con los requisitos para presentar una declaración por separado.

Escenario # 4

Se casó con un ciudadano estadounidense o residente permanente, pero su cónyuge nunca solicitó su residencia permanente. Desafortunadamente, después del matrimonio, su cónyuge se volvió abusivo verbal y / o físicamente; tal vez incluso amenazando con deportarlo.

En estas situaciones, la Ley de Violencia contra la Mujer (VAWA) permite al cónyuge extranjero (que puede ser hombre o mujer) solicitar por sí mismo la residencia permanente. Esto significa que el cónyuge abusado tiene la capacidad de solicitar una “green card” sin la participación del cónyuge abusivo. Simultáneamente, es posible que desee solicitar una orden de protección y / o comenzar el proceso de solicitud de pensión alimenticia, distribución equitativa, custodia / manutención de los hijos y, en última instancia, el divorcio.

Si está lidiando con alguna de estas situaciones, es ventajoso trabajar con un abogado que comprenda y maneje ambos aspectos de su caso: la ley de inmigración y la ley de derecho de familia. La oficina legal de Kelli Y. Allen trabajará con usted para navegar en ambos procesos. Llámenos hoy al 704-727-4900 para programar una consulta confidencial.

Categories: